Es innegable los efectos que ciertos agentes atmosféricos tienen en nuestra piel.Para el invierno, el frío, los fuertes vientos y la exposición intensa a las radiaciones solares pueden llegar a resecar tanto nuestra piel que generan una sensación de tirantez, picor, irritaciones, rojeces y descamación en diferentes...

¿Hablamos?